lunes, 22 de marzo de 2010

COLESTEROL HEREDADO DE NUESTRA FAMILIA



Los niveles elevados de colesterol están directamente relacionados con el deterioro cognitivo leve (DCL), que incluye pérdida de memoria, alteraciones del lenguaje, de la atención e incluso del estado de ánimo en personas de más de 50 años.


Son conclusiones, del último estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital Clínico de Barcelona/Idibaps, la Fundación Hipercolesterolemia Familiar, la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, y la Universidad de Carolina el Sur, que se ha publicado en The American Journal of Medicine.


Este trabajo ayudará a mejorar la comprensión de los mecanismos implicados en la enfermedad de Alzheimer esporádica. Es la primera vez que se relaciona el colesterol -uno de los factores de riesgo más importantes de la enfermedad cardiovascular- con el DCL, un trastorno generalmente asociado a la edad y que puede preceder a la demencia e incluso a la enfermedad de Alzheimer.


En el estudio se ha investigado durante cinco años a 117 personas mayores de 50 años: un grupo de 47 pacientes con hipercolesterolemia familiar (HF) y otros 70 controles sanos; todos fueron sometidos a test neuropsicológicos para valorar el grado de deterioro de las funciones cerebrales superiores: estado cognitivo global, memoria, lenguaje, atención, habilidad visuoespacial constructiva y ejecutiva y síntomas depresivos.

De los resultados del estudio, desarrollado por un equipo multidisciplinar de profesionales (endocrinos, internistas, médicos de atención primaria, psicólogos, psiquiatras), se concluye que la incidencia de las alteraciones cognitivas en pacientes con HF fue del 22 por ciento en relación a la población control, que registró un 3 por ciento.

Esto confirma que el aumento de colesterol en pacientes mayores de 50 años produce alteraciones de las funciones cerebrales superiores.


Gracias a este trabajo, a partir de ahora puede haber un cambio de paradigma en el abordaje del DCL si el médico detecta, a través de sus niveles de colesterol en sangre, algún síntoma que induzca a pensar en disfunciones cerebrales superiores.

De la misma forma, si una persona con niveles de colesterol elevados (con o sin HF) comienza a experimentar, por ejemplo, leves alteraciones de la memoria o pérdidas de la capacidad para realizar actividades, deberá acudir a su médico para que éste valore, a partir de un test, si existe un trastorno cognitivo.

El objetivo de la detección precoz es evitar o retrasar la progresión de la enfermedad.

Aquí os muestro un vídeo de la Fundación Española para el Corazón, que nos ayuda a reducir las grasas saturadas de los alimentos para no aumentar aún más el Colesterol.


video