domingo, 18 de abril de 2010

LA REALIDAD DE NUESTROS ALIMENTOS Y NUESTRA AGRICULTURA EN EL MUNDO

El doble revés de los precios altos de los alimentos y la desaceleración económica ha empujado a más de 100 millones de personas hacia la pobreza y el hambre.

Si bien los precios internacionales han disminuido desde sus cifras máximas de 2008, todavía no llegan a los niveles que tenían antes de la crisis de alimentos y persiste el peligro de su inestabilidad.

En mayo de 2009 los precios promedio de los alimentos estaban un 24% por encima de los de 2006. Y en muchos países en desarrollo el costo de los alimentos básicos se resiste a bajar.

El desempleo y la disminución de los salarios, las remesas y los servicios del gobierno, consecuencias del bache económico, amenazan con sumarse a las tribulaciones de las personas más pobres, que ya gastan del 60% al 80% de sus ingresos en alimentos.

Los pequeños agricultores, muchos de los cuales son mujeres, están en una situación muy difícil, no pueden permitirse adquirir insumos de buena calidad para producir más cultivos a fin de alimentar a sus familias e incrementar sus ingresos.

Como respuesta a esta "verdadera Crisis", la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) señaló desde julio de 2007 que los precios de los alimentos estaban subiendo.

En diciembre del mismo año puso en marcha su Iniciativa sobre la subida de los precios de los alimentos (ISFP) con el fin de ayudar a los pequeños agricultores a incrementar su producción y obtener más ganancias.


La FAO contribuyó significativamente al trabajo del Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria formado en abril de 2008. Un resultado fue el Marco Amplio para la Acción, una estrategia mundial y plan de acción para suavizar el impacto inmediato del aumento de los precios de los alimentos a la vez que se tomaban medidas de plazo más largo para lograr una seguridad alimentaria sostenible.


La FAO está trabajando en 90 países, ayudando a incrementar la producción de alimentos mediante el suministro de semillas mejoradas, fertilizantes y otros insumos agrícolas, así como asistencia técnica.

Gracias a la significativa contribución de la Unión Europea, en mayo de 2009 la FAO puso en marcha diversos proyectos en 25 países de África, Asia y América Latina y el Caribe, en apoyo a los pequeños agricultores víctimas de la crisis mundial de alimentos.

Os dejo aquí 2 publicaciones interesantes de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación)

* El estado de los Mercados de productos básicos agrícolas (Los precios altos de los alimentos y la crisis alimentaria).

* El estado de la Inseguridad Alimentaria en el mundo (Crisis económicas: repercusiones y enseñanzas extraídas).