jueves, 17 de junio de 2010

LA OBESIDAD PUEDE AFECTAR LA VIDA SEXUAL



La obesidad se relaciona con una menor actividad sexual y una peor salud sexual, de acuerdo a una nueva investigación francesa.


La tasa de embarazos indeseados entre mujeres obesas es 4 veces mayor que la de las mujeres de peso normal, a pesar de que las primeras tienen menos encuentros sexuales.

Para los hombres, ser obesos aumentó considerablemente sus probabilidades de impotencia y su riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.


"Ser obeso tiene una fuerte influencia sobre la vida sexual de las personas", señaló la investigadora principal Nathalie Bajos, profesora asociada de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y directora de investigación del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de París.

"Debido a la presión o estigmatización social, las mujeres obesas tienen menos probabilidades de mantener relaciones sexuales y más posibilidades de encontrar parejas sexuales por Internet".

"Debido a su obesidad, no se sienten cómodas para conocer hombres a través de amigos, del trabajo o fiestas", explica este estudio.


Las mujeres obesas también son más propensas que las mujeres delgadas a tener una relación con una pareja que también es obesa o que tiene sobrepeso.

Para el estudio, recopilaron datos sobre el comportamiento sexual de más de 12,000 hombres y mujeres franceses. Entre este grupo, 3,651 mujeres y 2,725 hombres tenían peso normal, 1,010 mujeres y 1,488 hombres tenían sobrepeso y 411 mujeres y 350 hombres eran obesos.


En comparación con los hombres y mujeres de peso normal, las mujeres eran 30 % menos propensas a haber tenido una pareja sexual en el último año, mientras que los hombres obesos eran 70 % menos propensos a haber tenido más de una compañera sexual durante el mismo periodo de tiempo, hallaron los investigadores.

Los hombres obesos eran 2.5 veces más propensos a experimentar disfunción eréctil que los hombres de peso normal, y los hombres obesos menores de 30 años eran más propensos a haber tenido una enfermedad de transmisión sexual.


Las mujeres obesas menores de 30 no buscaban con frecuencia asesoramiento sobre métodos anticonceptivo o el uso de anticonceptivos orales, y eran más propensas a tener embarazos indeseados, hallaron los investigadores, además eran menos propensas a visitar al ginecólogo. Debido a su sobrepeso, "no se sienten cómodas con la visita al ginecólogo para hablar sobre métodos anticonceptivos".


Además, los ginecólogos y los médicos generales son menos propensos a recetar anticonceptivos a las mujeres obesas. "Es probable que crean que estas mujeres son menos propensas a tener una vida sexual".

El estudio también encontró que las mujeres obesas eran 5 veces más propensas a conocer a sus parejas sexuales por Internet y a ver pornografía. Aún así, eran menos propensas a ver el sexo como algo importante en sus vidas.


La Dra. Sandy Goldbeck-Wood es especialista asociada en medicina psicosexual de Camden and Islington Mental Health Trust en Reino Unido, señaló que "las diferentes experiencias sexuales de las personas obesas y no obesas necesitan interpretarse con cautela".