lunes, 5 de julio de 2010

PREVENIR LA SALMONELA EN EL HUEVO


Una vez más, agradezco la información que nos aporta mi querido Instituto del Huevo en España, ya que esta vez y teniendo cuenta la época de verano con sus altas temperaturas, nos informan sobre la prevención de la Salmonela en el huevo.

La falta de higiene y la incorrecta manipulación de los alimentos durante su preparación son las causas principales de las toxiinfecciones alimentarias.

La salmonelosis, es una de las enfermedades bacterianas más frecuentes durante el verano, que es provocada en la mayoría de los casos por la bacteria “Salmonella enteritidis”.

Esta se produce principalmente a través de alimentos contaminados procedentes de animales infectados o por las heces de un animal o persona infectados. Este origen incluye huevos crudos y sus productos; leche cruda y productos lácteos; agua contaminada; carne y sus derivados; aves de corral y productos preparados con ellas; y también tortugas, iguanas y polluelos usados como mascotas y que también constituyen una fuente potencial de salmonelosis.

El huevo tiene una estructura biológica que hace difícil su contaminación.

La entrada de gérmenes desde el exterior a través de la cáscara no es fácil mientras el huevo conserve la película de mucina superficial que lo recubre, la cáscara intacta y la membrana interna íntegra, todas ellas barreras físicas a la contaminación. Las propiedades bacteriolíticas de la clara son una protección adicional.

Por ello no es fácil que la salmonela llegue al interior de los huevos.


Sin embargo, podemos facilitar la contaminación si la cáscara tiene restos de excrementos y éstos entran en contacto con el contenido interior del huevo, por una manipulación incorrecta, por ejemplo. Este es el caso si separamos yema y clara con la propia cáscara, o si cascamos el huevo en el borde del recipiente en que lo vamos a batir.

El Instituto de Estudios del Huevo recuerda a los consumidores, que es esencial su papel en la prevención de la salmonelosis y ofrece 10 consejos para manipular bien el huevo:

1. Comprar huevos con la cáscara intacta y limpia

2. Respetar la fecha de consumo preferente impresa en el envase

3. Lavar los huevos solo antes de cocinarlos

4. Cuajar bien las tortillas y mantenerlas en refrigeración

5. Preparar la mahonesa con la máxima higiene, conservarla en el frigorífico y consumirla en 24 horas

6. No cascar el huevo en el borde del recipiente donde se vaya a batir y limpiar bien el recipiente tras esta operación

7. No separar las claras de las yemas con la cáscara del huevo

8. No dejar los huevos, ni los alimentos que los contengan, a temperatura ambiente

9. Conservar siempre en el frigorífico los pasteles, natillas, salsas, etc. y consumirlos en las 24 horas siguientes a su elaboración

10. La higiene y limpieza de las manos y de las superficies, recipientes y utensilios antes y después de cada uso es esencial para evitar la contaminación cruzada

* Díptico " Todo lo que debes saber del Huevo" (huevo.org.es)

* Virtudes Nutricionales del Huevo (Revista Discovery-Salud)

* Como me convertí en Vegetariano ( Revista Magazine)

* Vídeo sobre la Manipulación del Huevo en la Cocina (huevo.org.es)