lunes, 29 de noviembre de 2010

LA MAYORÍA DE LOS EUROPEOS ASOCIAN LOS ALIMENTOS Y LA COMIDA CON EL PLACER

Se acaba de publicar la 2ª encuesta (EUROBARÓMETRO), encargada por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), para conocer las preocupaciones de los consumidores en relación con los alimentos y los riesgos asociados con la cadena alimentaria, con el fin de establecer su nivel de confianza en las autoridades públicas sobre cuestiones relacionadas con la seguridad alimentaria.

Se ha realizado en una muestra representativa de 26.691 personas de 15 años o más en los 27 Estados miembros; entre el 9 y el 30 de junio de 2010.


Cuando se les pregunta por la percepción que tienen de los alimentos, la mayoría de los encuestados asocian en buena medida la alimentación y la comida con el placer, como seleccionar alimentos frescos y sabrosos (58 %) o el disfrute de una comida con los amigos o la familia (54 %).

Menos de la mitad de los encuestados (44 %) centran su preocupación en buscar precios asequibles o satisfacer el hambre. Muy pocos se muestran preocupados por la seguridad de los alimentos (37 %) o por cuestiones nutricionales, como controlar las calorías y nutrientes (23 %).

Situados ante otros posibles riesgos, son proporcionalmente más los ciudadanos europeos que señalan que es más probable que les afecte personalmente la crisis económica (20 %) o la contaminación (18 %) que el hecho de que la comida perjudique a su salud (11 %).

Preguntados por su reacción ante las informaciones sobre cuestiones alimentarias de los medios de comunicación o de Internet, aproximadamente la mitad afirmaron que no tienen en cuenta esas noticias o que les preocupan pero que eso no cambia sus hábitos alimentarios.

Parece que la tendencia a ignorar la información sobre dietas y problemas de salud (29 %) es mayor que la de ignorar los riesgos relacionados con la seguridad (24 %).

El 80 % de los encuestados españoles expresaron su preocupación por la calidad y la frescura de los alimentos, seguido con un 66% que lo hicieron por la presencia de residuos de pesticidas en frutas, verduras o cereales y con un 65 % por la presencia de residuos de antibióticos u hormonas en la carne y de contaminantes, como el mercurio en el pescado o las dioxinas en el cerdo.

INFORME DE LA ENCUESTA