domingo, 23 de octubre de 2011

LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE DE LA MADRE PUEDE REDUCIR EL RIESGO DE DEFECTOS DEL NACIMIENTO

Según este último estudio, las mujeres embarazadas que llevan una dieta saludable pueden reducir el riesgo de tener un bebé con un defecto congénito importante, como la espina bífida o una hendidura en los labios o el paladar.

Se sabe que los defectos del tubo neural, que incluyen la espina bífida y otras anomalías cerebrales, se reducen cuando las mujeres embarazadas toman complementos de ácido fólico, un tipo de vitamina B que también se ha añadido a una variedad de alimentos.

Sin embargo, el ácido fólico solo no previene todos los defectos congénitos, han afirmado estos investigadores liderados por Suzan L. Carmichael, profesora asociada de pediatría de la Universidad de Stanford.

La combinación de nutrientes que se ingieren con la

variedad de alimentos, podrían actuar en conjunto

de forma benéfica.


Este estudio respalda recomendaciones que se han hecho a las embarazadas durante años";

"Coma una variedad de alimentos, incluya muchas frutas, verduras y granos integrales en la dieta, y tome un complemento de vitaminas que contenga ácido fólico".

Los investigadores observaron los casos de 936 bebés nacidos con defectos del tubo neural, 2,475 nacidos con hendiduras orales, y los compararon con 6,147 bebés nacidos sin efectos congénitos.

Hallaron que las mujeres con dietas similares a la dieta mediterránea (que es rica en frutas, verduras, granos integrales y pescado, y baja en grasas y azúcar) estaban en menor riesgo de tener un bebé con un defecto del tubo neural o hendidura oral, en comparación con las mujeres que afirmaron consumir dietas menos saludables.

"Se confirmó que la dieta era importante independientemente de que la mujer tomara un complemento vitamínico o no".

  • La mayoría de las mujeres que dieron a luz a un bebé sin un defecto congénito eran blancas y tenían una educación superior a la secundaria, hallaron los investigadores.
  • El 19 % fumaban
  • 38 % bebían
  • 78 % tomaban complementos de ácido fólico
  • 16 % eran obesas

Una alimentación sana debe comenzar incluso antes de saber si estás embarazada.

Presta atención a la calidad general de la dieta.