lunes, 19 de marzo de 2012

LA DIETA MEDITERRÁNEA AYUDA A NUESTRO CORAZÓN AUNQUE NO SE PIERDA PESO


Una investigación reciente, liderada por la Dra. Meghana Gadgil de la Universidad de Johns Hopkins (Baltimore, EEUU), afirma que la grasa insaturada de alimentos como el aguacate, el aceite de oliva y los frutos secos aumenta la capacidad del organismo de utilizar la insulina

 
"Una acción reducida de la insulina puede llevar a la diabetes, un factor de riesgo de la enfermedad cardíaca".
Se examinaron 3 tipos distintos de dietas equilibradas que consumieron 164 personas hipertensas pero que no tenían diabetes. Las tres dietas eran ricas en carbohidratos, proteínas o grasas insaturadas como las del aceite de oliva.
 
Los participantes consumieron cada una de las 3 dietas por 6 semanas de seguido, con 2 a 4 semanas de descanso entre cada dieta. Se usaron muestras de sangre para monitorizar los niveles de insulina y glucosa.
La dieta rica en grasas insaturadas mejoró el uso de insulina significativamente más que la dieta rica en carbohidratos, que contenía carbohidratos refinados como pasta y pan blanco.
 
Este efecto beneficioso de la dieta de grasa insaturada ocurrió a pesar de que los participantes no perdieron peso.
"Muchos estudios anteriores han observado cómo el cuerpo mejora el uso de la insulina cuando se pierde peso", pero con este estudio se observó como el peso se mantenía estable para poder aislar los efectos de los macronutrientes. 
 
Los investigadores dijeron que los hallazgos muestran que los cambios dietéticos pueden mejorar la salud cardiaca entre los que están en riesgo de enfermedad cardiovascular, aunque no pierdan peso.