miércoles, 12 de noviembre de 2014

MEZCLAR COMPLEMENTOS DIETÉTICOS CON FÁRMACOS RESULTA PELIGROSO


Tomar vitaminas u otros complementos dietéticos junto con medicamentos puede ser peligroso, advierte la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.
Los complementos dietéticos pueden alterar la absorción y el metabolismo de los medicamentos recetados y de venta libre, según la FDA.

Por ejemplo, el complemento hipérico puede restarle efectividad a las pastillas anticonceptivas. 
El complemento herbal ginkgo biloba como la vitamina E pueden adelgazar la sangre. Mezclar uno de esos complementos con el anticoagulante recetado warfarina o con aspirina podría aumentar el riesgo de hemorragia interna o accidente cerebrovascular, señala el informe de la FDA.
Los complementos dietéticos se usan mucho en Estados Unidos. 

La Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de 2005 a 2008 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. encontró que aproximadamente 72 millones de personas en Estados Unidos que toman un fármaco recetado también tomaban algún tipo de complemento dietético.
Aunque muchas personas toman complementos para garantizar una nutrición adecuada, la FDA asegura que no hay un sustituto para el consumo de una dieta saludable, y que los productos con etiquetas de "naturales" o "herbales" no son necesariamente inocuos.



"Natural no siempre significa seguro"

"Los padres deben saber que los metabolismos de los niños son únicos, que a edades distintas metabolizan las sustancias a ritmos distintos. Para los niños, consumir complementos dietéticos junto con otros medicamentos hace que los eventos adversos sean una posibilidad real".
Las personas que planifican someterse a una cirugía deben informar al médico sobre todos los medicamentos y complementos que utilicen. Quizá sea necesario dejar de tomar complementos unas semanas antes de una operación, para evitar cambios potencialmente graves en la frecuencia cardiaca, la presión arterial o el riesgo de sangrado.

Las mujeres embarazadas o lactantes también deben hablar con el médico sobre cualquier complemento que tomen.
"El mensaje final es que, antes de tomar cualquier complemento o medicamento (de venta libre o recetado), hay que hablar con un profesional de la atención de la salud"
La FDA añadió los siguientes consejos para los consumidores:
  1. Cada vez que vaya al médico, lleve una lista de todos los complementos dietéticos y medicamentos que use. La lista debe incluir las dosis y la frecuencia.
  2. Informe a su médico si su salud ha cambiado, lo que incluye cualquier enfermedad, cirugía u otros procedimientos recientes. 
  3. También debe informar al médico si está embarazada o da el pecho a su bebé.