martes, 20 de abril de 2010

LA COMIDA RÁPIDA SE DEMANDA AÚN MÁS


Los establecimientos de comida rápida y a domicilio facturaron 2.565 millones de euros en 2009, un 2 % más respecto al año anterior, según el último estudio de la consultora DBK.

La facturación de los establecimientos de comida rápida y a domicilio experimentó un moderado crecimiento en 2009, en un contexto de notable disminución del consumo privado y caída del gasto en ocio y restauración, que ha motivado un desplazamiento de las visitas hacia locales con tickets bajos.

Las cadenas de hamburgueserías fueron las que experimentaron un mejor comportamiento, seguido de las bocadillerías, mientras que retrocedieron las ventas de las pizzerías.

Esta evolución supone continuar con la tendencia de desaceleración de las ventas que ya venía registrando el sector, tras crecer un 7,3% en 2007 y un 3,7% en 2008.

Las ventas en mostrador experimentaron un aumento del 2,5% en 2009, frente al 4,1% de 2008, cifrándose en 2.220 millones de euros.

Por su parte, el desfavorable comportamiento del mercado de pizzerías tuvo su reflejo en la caída del mercado delivery, el cual experimentó un retroceso del 1,4% en 2009, hasta situarse en 345 millones de euros.

El 69% del mercado total correspondió a consumo en sala, participación que ha seguido aumentando en los últimos años.

El consumo fuera del local supuso el 31%, correspondiendo más de la mitad (17% del total) a las ventas en mostrador para llevar, frente a las ventas de entrega a domicilio (14%).