jueves, 15 de abril de 2010

LOS HIDRATOS DE CARBONO SIMPLES PLANTEAN UN RIESGO CARDÍACO PARA LAS MUJERES

Según un estudio italiano, una dieta rica en carbohidratos que se transforman rápidamente en azúcares en la sangre aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca entre las mujeres, según encuentra un estudio italiano reciente.

Se resalta, que "lo mismo no se observa en los hombre".

Este estudio, por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de Italia, observaron no sólo la ingesta total de carbohidratos, sino también lo que se conoce como el índice glucémico de los carbohidratos, una medida de con qué velocidad y hasta dónde la glucemia aumenta tras la ingesta de carbohidratos específicos.

Entre los carbohidratos con un alto índice glucémico se encuentran las hojuelas de maíz, el pan blanco y el arroz blanco.

Entre los que tienen puntuaciones más bajas están los productos de trigo integral y los boniatos o batatas.

"Se sabe que un índice glucémico alto aumenta la concentración de triglicéridos y reduce la concentración del colesterol HDL, el bueno" y estos efectos adversos lo hacen un factor de riesgo más potente para la enfermedad cardiaca".

Al darles seguimiento durante casi 8 años, los investigadores encontraron que las mujeres que consumían más carbohidratos en general tenían casi el doble de incidencia de enfermedad cardiaca, frente a las que consumían menos. Un análisis más detallado mostró que el riesgo se asociaba con una mayor ingesta de alimentos de alto índice glucémico.

"Entonces, un consumo abundante de carbohidratos de alimentos con un alto índice glucémico, en lugar de la cantidad general de carbohidratos que se consume, parece influenciar el riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca coronaria".

Al parecer existe una diferencia sexual entre mujeres y hombres.

La diferencia podría deberse a la acción de las hormonas sexuales, especulan los investigadores. Las hormonas masculinas, los andrógenos, parecen ralentizar la transformación de los carbohidratos en azúcar en sangre, mientras que la hormona femenina estrógeno acelera el proceso, continuó.

Hay que prestar una atención especial al índice glucémico de los alimentos , observando las etiquetas de los mismo.

Cuando se tiene una cifra alta de azúcares, esa es una forma de saber cuál es el índice glucémico".

"Hay que procurar evitar un nivel alto de azúcares en los alimentos".