viernes, 7 de enero de 2011

DISPONER DE POCO TIEMPO NO IMPLICA COMER MAL

Disponer de poco tiempo no implica comer mal, la cocina ofrece un sinfín de posibilidades para preparar platos saludables en poco tiempo.

Y para eso trabaja la Fundación Alicia, alimentación y ciencia, que fue creada en 2004 por la Generalitat de Catalunya y Caixa Manresa con la misión de convertirse en un espacio de investigación donde se generen ideas y experiencias innovadoras sobre alimentación y cocina.

Entre los proyectos que se desarrollan, está el estudio de texturas y polioles, la investigación en altas presiones, microondas y radiofrecuencias y el diseño de nuevos aparatos de cocina.
La Fundación Alicia también promueve una buena alimentación y hace talleres didácticos y visitas guiadas a escolares y adultos, da respuestas culinarias a personas con una alimentación restringida a causa de una enfermedad y forma al personal restaurador sobre cocina y alergias alimentarias, entre otras iniciativas.

El propósito principal de esta Fundación, es que todos comamos mejor, por medio de la Educación en los buenos Hábitos alimenticios.

El centro dispone de un Consejo Asesor presidido por el chef Ferran Adrià y cuenta con el asesoramiento del cardiólogo Valentí Fuster, y su sede se encuentra en Sant Benet de Bages (Barcelona).


Decálogo de Ferran Adriá, para llevar una alimentación sana:

Conseguir que comamos mejor no tiene por qué ser difícil, y hay que entender que es básico para mantener un estilo de vida saludable.

• El tiempo no puede ser una excusa. Preparar el mejor zumo (jugo) de naranja natural no ocupa más de dos minutos; si no lo hacemos cada mañana será porque aún no le damos a la alimentación el valor que merece.

• Comer barato, rico y saludable es posible. Haz una compra inteligente y a buen precio a base de verduras y fruta de temporada, legumbres y pescado.

• No hay productos humildes; unas sardinas frescas o unos huevos pueden ser más apetitosos y gratificantes que la más cara delicatessen.

• Cocinar es la manera que tenemos los seres humanos de construir aquellos alimentos que más nos convienen. Es muy importante saber hervir una pasta o guisar unas simples lentejas.

• Además, cocinar es divertido y puede hacerse con toda la familia. Es más fácil que a los niños les guste cualquier cosa si han participado en su elaboración.

• Una vez preparada la comida, hay que compartirla. Comer juntos es esencial para aprender a comer. A comer se aprende comiendo.

• Los padres son los primeros responsables de que los niños aprendan a comer de todo (estimulando, pero también marcando reglas y, sobre todo, dando ejemplo).

• Conviene no olvidar que el equilibrio se consigue sumando todas las comidas del día: en casa, en la escuela, entre horas...

• Hay que valorar y agradecer a la madre, la abuela o quien cocine, su conocimiento y dedicación, resaltando lo rica que está la comida


En la Fundación Alicia nos descubren algunos trucos para ahorrar tiempo entre los fogones.