sábado, 14 de septiembre de 2013

ALIMENTOS PARA BEBÉS CON DEMASIADA AZÚCAR Y SAL



·        Un análisis británico muestra las carencias 
de los preparados infantiles
·        Los expertos aseguran que la situación en España no es comparable

Los alimentos comerciales pensados para la etapa en la que los bebés empiezan a comer sólido no sólo no satisfacen las necesidades nutricionales de los pequeños sino que llevan un exceso de azúcar y sal poco recomendable
Así lo confirma la revista 'Archives of Disease in Childhood' después de analizar el etiquetado de más de 400 productos disponibles en Reino Unido.
Y lo peor, subrayan los autores de este estudio, es que "la venta de muchos (el 44%) se promueve para los niños a partir de los 4 meses de edad, momento en el que aún deberían estar alimentados sólo con leche materna", según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Durante su primer medio año de vida, recalca José Manuel Moreno, pediatra del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría, "los niños alimentados con la leche materna tienen todas sus necesidades cubiertas, por lo que cada vez más los pediatras en España aconsejamos retrasar los nuevos alimentos hasta los seis meses de edad
Un grupo de investigadores de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) ha analizado el contenido nutricional de un total de 479 productos de cuatro grandes fabricantes del país (Cow - Gate, Heinz, Boots y Hipp Organic) y dos especializados (Ella's Kitchen y Organix) en alimentación infantil.
Cereales para el desayuno, preparados en polvo (por ejemplo, de frutas) para mezclar con agua y empezar a ofrecérselos al bebé con cuchara (la mayoría -el79%- de estos alimentos están confeccionados para usar la cuchara), galletas, salchichas en trocitos, barritas..
Análisis
Los investigadores registraron la información nutricional de cada uno de los alimentos: calorías, sal, azúcar, proteínas, hierro, calcio, carbohidratos, etc. "Obtuvieron estos datos de las páginas web de los fabricantes o, como ocurre en el caso de 'Boots', de los productos adquiridos directamente en la tienda".
Después de procesar y comparar los resultados, "vieron que, efectivamente, durante los 6 primeros meses de vida, estas variedades comerciales no aportaban nada que no ofreciera ya la leche". 
Y, una vez superado ese tiempo, al cotejarlos con la comida casera, los autores del estudio comprobaron no sólo no cubren las necesidades nutricionales de los pequeños sino que, aunque están dentro de los márgenes permitidos por la directiva europea, tienen más azúcares y sal de lo deseable.
 
Según otro experto consultado por ELMUNDO.es, Luis Moreno, catedrático de Nutrición en la Universidad de Zaragoza, "hay que tratar estos resultados con prudencia. Lo que analizan no es lo que los niños consumen sino lo que estos productos aportan".
Casi dos tercios de estos productos (65%) son dulces y, en consecuencia, tienen un alto contenido en azúcar. Ya de por sí, "los niños tienen una preferencia innata por los sabores dulces, lo que podría explicar por qué estas opciones tienen tanto éxito", aseguran los investigadores.
Como ocurre con los 'potitos' de fruta, "seguramente tengan más azúcar o cereales con el objetivo de hacerlos más apetecibles. Por eso, el mejor consejo es elegir los mejores productos, aprovechando los de temporada y cocinarlos en casa, sin aditivos ni conservantes", recomienda Moreno.
Puntualmente, agrega, "no pasa nada por hacer uso de ellos, pero no de forma rutinaria, ya que el exceso de azúcar son calorías extra y esto contribuye a la obesidad de niño en el futuro".
En cuanto a la sal, advierte el especialista español al comentar este estudio, "todos en general, debemos reducir su consumo y la mejor manera es hacerlos desde que somos pequeños. Es una cuestión cultural". 
Este hábito, puntualiza, "mejorará la salud cardiovascular del individuo a lo largo de su vida". No es que el azúcar o la sal supongan un riesgo al niño, sino que crea un hábito que con el tiempo puede acarrear problemas importantes de salud.
Como concluye el catedrático, "este estudio es una llamada de atención para que, por un lado, la alimentación de los niños no se base en este tipo de productos y, por otro, para que las empresas los mejoren"