miércoles, 24 de febrero de 2010

LA CREATINA



Este tipo de suplementos se utiliza como ayuda ergogénica en el alto rendimiento deportivo. Es decir, en el mejoramiento de las actividades que requieren potencia máxima y fuerza por cortos períodos de tiempo, como en el levantamiento de pesas, el remo y la carrera de velocidad.

Entre estos suplementos, cabe citar a los aminoácidos, las vitaminas, los minerales, los antioxidantes, la creatina, los hidrolizados de órganos y algunas hierbas como el ginseng.

La Creatina:

La creatina es el suplemento dietético más difundido dentro del deporte en todo el mundo, avalado tanto por estudios científicos, como por experiencias realizadas por los deportistas.

Es una sustancia naturalmente producida por el organismo, en los riñones, el hígado y el páncreas, y que deriva de los aminoácidos arginina, metionina y glicina. También se encuentra en las carnes y el pescado: 5 gramos de creatina por cada kilo de carne.

La creatina se acumula en los músculos esqueléticos unida a una molécula de fosfato -fosfocreatina-, que es la fuente de energía inmediata para la contracción muscular. La fosfocreatina es indispensable durante los ejercicios de breve duración y alta intensidad, y de carácter anaeróbico, como por ejemplo el levantamiento de pesas.

También disminuye la fatiga muscular, ya que evita la formación de ácidos.

Al utilizar el organismo la creatina como fuente de energía rápida para el esfuerzo explosivo, la fosfocreatina almacenada en el músculo se agota rápidamente.De esta manera se deteriora el rendimiento debido a la imposibilidad de obtener nuevas cargas de energía con la velocidad requerida.

La creatina es el único nutriente que el deportista no puede cubrir con la alimentación. Dado que se encuentra en pequeñas cantidades en las carnes y el pescado, para aportar al cuerpo la dosis diaria de mantenimiento sería necesario consumir muchos kilos de carne por día.

Según un estudio recientemente publicado en Clinical Science, la suplementación con creatina aumenta en un 35 por ciento la cantidad de esta sustancia en el músculo. De esta manera, se favorece la formación de fosfocreatina posibilitando alcanzar y mantener una potencia máxima por un tiempo mayor que el habitual.

Dosis para lograr un efecto ergogénico:

Según recientes estudios realizados en Inglaterra, se estableció que es conveniente tomar una carga inicial diaria de 20 a 30 gramos de creatina, durante seis días y continuar con una dosis de mantenimiento durante el resto del mes. Seguidamente se observó un incremento del 20 por ciento de creatina en el músculo. También es posible arribar a ese resultado con una dosis de 5 gramos diarios a lo largo de todo el mes.

Los mismos estudios permitieron llegar a la conclusión de que, al agregar una buena dosis de hidratos de carbono al suplemento de creatina, se incrementa en un 60 por ciento la concentración de esta última en el músculo. Parece ser que la liberación de insulina, desencadenada por la ingesta de los carbohidratos, acelera el traslado de creatina y aminoácidos hacia el interior de las células musculares.


Efectos adversos de la creatina:

Pero no todos son beneficios. También existen algunos efectos indeseables al ingerir este suplemento, como el aumento de peso corporal por retención de líquidos y no por incremento de la masa muscular. Ello se debe a que la creatina es osmóticamente activa; es decir, atrae el flujo de agua hacia el interior de las células.

Como consecuencia de esta retención hídrica, se observaron calambres musculares, deshidratación e intolerancia al calor. Por lo tanto se considera conveniente mantener un régimen estricto de hidratación en aquellos deportistas que ingieran creatina.

Desde 1994, la creatina está incluida dentro de los suplementos dietéticos, en la Dietary Supplement Health and Education Act. Siempre deben ser recetados por profesionales médicos y permanecer bajo su estricto control. No obstante, dichos suplementos no son sometidos a exámenes por la FDA -Food and Drug Administration- de los Estados Unidos. Por este motivo, la pureza y seguridad de los productos comerciales podría ser cuestionable.

En 1998, la FDA dio a conocer algunos efectos adversos que fueron denunciados en esa institución. Estos incluyen vómitos, diarrea, ansiedad, pérdida de conocimiento, miopatias -enfermedades musculares-, arritmias cardíacas, trombosis venosas profundas e incluso, muertes.

No obstante, a pesar de estos reportes, no es posible afirmar con certeza que una sustancia en particular sea la responsable absoluta. Las especialistas advierten que queda mucho aún por investigar.

Aquí os dejo un vídeo de Consumer-Eroski, que os deja claro que es la Creatina.

video