jueves, 15 de abril de 2010

ALIMENTOS "ON THE GO"

Entre las demandas del mercado, se encuentra un grupo de alimentos conocidos como alimentos “on the go”, que podemos definir de una manera general y simple como productos innovadores para acelerados estilos de vida.

Cereales altos en fibra en porciones individuales, bebidas fortificadas, barras energéticas y ensaladas con aderezo, son sólo algunos ejemplos de los productos que ya existen en el mercado.

La expectativa del consumidor ante este tipo de productos es la posibilidad de su consumo en cualquier lugar y en todo momento, de tal forma que deben de ser concebidos y preparados para ser consumidos sin disponer de tiempo y de fácil manejo, es decir, sin necesidad de utilizar los utensilios habituales para una preparación, como una mesa, una sartén, cubiertos, etc.

La demanda de estos alimentos sigue en aumento para las personas que siempre están ocupadas.

Los snacks, las comidas pequeñas y preparadas, se han convertido en productos básicos. Es por ello que, particularmente, la conveniencia es la consideración principal cuando un consumidor busca y determina qué comer cuando tienen la necesidad de desayunar, almorzar o merendar fuera de casa.

Los consumidores pagan por la conveniencia.

Prefieren aquellos alimentos que les permiten reducir tiempo en la preparación, y esto incluye cada vez más los productos on the go. No les importa el aumento en los costos de los productos, el cual llega a ser justificable y pagado por los consumidores, por la facilidad que les otorgan y porque cumplen con las expectativas que tienen de ellos: libertad y facilidad para el transporte, la utilización y la destrucción o el desecho de los mismos.

Esta nueva tendencia de alimentos significa un desafío tanto tecnológico, de gestión, de marketing y de mucha creatividad para las empresas que deseen captar clientes con los actuales estilos de vida.

A la vez, también representan más desafíos para los productores, puesto que deben crear una cadena de valor aún más compleja, un mejor desarrollo de nuevos productos adaptados a las tendencias de consumo, nuevos métodos de procesamiento y empaque, necesidad de implementar un sistema de distribución adecuado a envases más pequeños, condiciones de almacenamiento, desarrollo de una nueva tipología de puntos de venta.

Todo esto se ve reflejado en la aparición de multitud de tiendas de autoservicio, tiendas de conveniencia y máquinas expendedoras, donde los consumidores con el tiempo preciso y justo pueden ensamblar una comida o una cena familiar con productos ya preparados y listos para comer.

Por ejemplo, en Japón, un país donde se refleja claramente el éxito de este tipo de alimentos, existen 5,6 millones de máquinas expendedoras, una por cada 20 personas.

Otro país que requiere de mayor desarrollo de este tipo de alimentos es Estados Unidos, donde se estima que entre 2000 y 2020 el consumo de alimentos fuera del hogar aumentará en 8.1%.


Debido a que los consumidores están sometidos a estrés y poco tiempo, tratan de buscar un alimento que sea más nutritivo y sano.

Hacer dieta es sólo una parte de todo el concepto de ser una persona saludable, por lo que los consumidores no quieren que se les dé consejos de dieta, sino buscan tener y seguir un estilo de vida saludable y que se adapte a su vida ajetreada.