sábado, 4 de diciembre de 2010

QUE COMEMOS Y CUANTO GASTAMOS LOS ESPAÑOLES

Conforme a la información aportada por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), a través de los Paneles de Consumo Alimentario, el gasto total en alimentación y bebidas ascendió en 2009 a 86.851 millones de euros. La participación de los hogares en este gasto se cifra en 64.911 millones de euros –un 74,7% del total.

En la demanda de alimentación de los consumidores españoles priman los productos frescos; así pues, la carne supone un 20,8% sobre el gasto total, las patatas, frutas y hortalizas frescas un 13,4%, los pescados un 12,6% y el gasto en pan alcanza el 6,1%.

Al mismo tiempo, también se configuran como partidas relevantes en el gasto alimentario la leche y derivados lácteos (11,1% sobre el gasto total), los productos de bollería y pastelería (3,6%), el aceite de oliva (1,5%) o los platos preparados (3,1%).

Gasto y consumo per cápita en hogares

Durante el año 2009, el gasto por persona en alimentos y bebidas para consumo en el hogar se cifra en 1.419 euros. En consecuencia, la media de gasto mensual en productos alimentarios se sitúo en 118,3 euros (casi 4,5 euros por debajo encima del gasto medio mensual del año 2008).

La carne es el producto más demandado y cada español gastó el año pasado 328 € en los 49,8 kilos per cápita consumidos. El gasto por individuo en pescado asciende a 192 euros y supone un consumo de 27,6 kilos por persona.

Las frutas y hortalizas, tanto frescas como transformadas, tuvieron un consumo de 95,7 kilos de frutas frescas, 82,5 kilos de hortalizas y patatas frescas y 13,1 kilos de frutas y hortalizas transformadas; en cifras de gasto per cápita,el consumo referido supuso 126 euros, 105 euros y 26,8 euros, respectivamente.

El gasto y el consumo en leche y derivados lácteos resulta notable en los hogares españoles. Por persona, se cuantifica un consumo de 77,3 litros de leche y un gasto de 60,1 euros mientras que los productos lácteos alcanzan un gasto de 115,9 euros y un consumo de 34,4 kilos.

En términos medios, durante el 2009, cada español consumió 37,4 kilos de pan, 12,7 kilos de bollería y pastelería y 10,7 kilos de platos preparados que, en términos de gasto per cápita, supusieron 94,2 euros, 57,8 euros y 43,9 euros, respectivamente.

El aceite de oliva, el vino y los huevos tuvo un consumo de; 9,8 litros de aceite de oliva y gastó 25 euros en este producto; el consumo per cápita de vino ascendió a 8,7 litros y supuso un gasto de 20,2 euros por persona; finalmente, el gasto en huevos llegó a 17,2 euros y se corresponde con los 8,6 kilos de huevos consumidos, en términos medios, por cada español.

El gasto en alimentos y bebidas también fue dispar por comunidades autónomas durante el año 2009. Así pues, la media de 1.419 euros per cápita a nivel nacional se ve claramente excedida en Cataluña (1.658 euros), Castilla y León (1.619 euros) y Asturias (1.595 euros) mientras que sucede lo contrario en Extremadura (1.177 euros), Región de Murcia (1.250 euros) y Andalucía (1.261 euros).

El consumo per cápita de los principales grupos de alimentación también ofrece diferencias notables entre las distintas comunidades autónomas:

- En carne, el mayor consumo se localiza en Castilla y León (67,2 kilos) y el menor en Extremadura (39,5 kilos).

- Para el pescado, en Asturias se consumen 37,6 kilos mientras que en Canarias se llega a 19,2 kilos.

- Las principales diferencias en el consumo de aceite de oliva se encuentran entre Asturias (13,8 litros) y la Comunidad Valenciana (7 litros).

- Aragón es la comunidad que más hortalizas frescas consume (79,2 kilos) mientras que Extremadura tiene los registros más reducidos (41,8 kilos).

- En frutas frescas, el mayor consumo corresponde a Castilla y León (128,5 kilos) mientras que el menor está en Extremadura (79,1 kilos).

- Extremadura es la comunidad que menos vino cprd consumen (1,7 litros) mientras que Baleares alcanza los valores más elevados (9,5 litros).

Gasto y consumo alimentario fuera del hogar

Durante los últimos años se viene observando un consumo significativo de alimentos y bebidas para tomarlos fuera del hogar.

La demanda extradoméstica de productos de alimentación se puede dividir, por un lado, en restauración comercial para hacer referencia a los alimentos y bebidas que se toman en establecimientos de hostelería y restauración (bares, cafeterías, restaurantes, hoteles, ...) y, por otro, en restauración colectiva y social vinculándose al consumo en comedores de empresa, colegios, hospitales, cuarteles militares, prisiones o residencias.

Destacan los cafés y bares (37,6%) y los restaurantes independientes (22,6%) mientras que la participación de establecimientos de restauración organizada (11%), hoteles (10,6%) y locales de consumo nocturno (3,6%) es bastante más reducida.

- En la estructura de gasto alimentario de los establecimientos de restauración comercial resultan especialmente significativos productos como la carne (13%), la cerveza (15,4%), las bebidas alcohólicas de alta graduación (9,9%), los pescados y mariscos (9,5%), los refrescos (9,9%) o los vinos (6,6%).

- En la estructura de gasto de los establecimientos de restauración colectiva y social predominan la carne (20,1%), el pescado (14,1%), los derivados lácteos (7,4%), el pan (7,8%) y las hortalizas frescas y congeladas (7,4%).

Se destacan las siguientes conclusiones de la demanda extradoméstica de alimentos y bebidas durante el año 2009:

Durante el último año se ha producido un descenso en la partida de gasto alimentario. La demanda de alimentación fuera del hogar ha experimentado la disminución más considerable.

- El número de salidas a comer fuera de casa se ha reducido en un 4,5% y también ha bajado el presupuesto existente por ocasión de consumo en un 2,1% (se contabiliza un ticket medio de 4,28 euros).

- El consumo disminuye a lo largo de todos los días de la semana (incluso también se minora el gasto durante los fines de semana).

- La restauración organizada ha incrementado el número de visitas (5,2%) aunque su ticket medio se ha reducido tres veces más que en los restaurantes independientes.

- Se mantienen las salidas para el desayuno y, en este momento del día, el mercado organizado adquiere relevancia frente al resto de establecimientos.

- Durante el 2009, se sale con más frecuencia a tomar el aperitivo a pesar de que cuesta un 5,5% más que el año pasado. Se plantea una posible sustitución de las salidas a comer por tomar el aperitivo.

- 3 de cada 10 consumos fuera de casa se asocian con la comida aunque este momento es el que más disminuye con respecto al año anterior y, sobre todo, en los fines de semana.