domingo, 9 de octubre de 2011

SÓLO EL 7% DE LOS ESCOLARES DESAYUNA BIEN


Más de la mitad de los niños entre 6 y 12 años deciden personalmente lo que van a desayunar, por lo que muy pocos toman fruta en el desayuno.

Además, el 40% de los padres no sabe en qué consiste un desayuno completo que se compone por lácteos, cereales y fruta.

Estas son, algunas de las conclusiones del último estudio promovido por Kelloggs, titulado “Hábitos de vida relacionados con la Obesidad Infantil” con una muestra de más de 1.000 padres y madres con hijos en edades comprendidas entre los 6 y 12 años.

El desconocimiento actual que existe en la población, y aún más en los padres, determina que sólo un 7% de los niños realice un desayuno completo compuesto por los grupos de alimentos recomendados (*Cereales *Lácteos *Fruta). Sin embargo, sorprende la percepción paterna, ya que un 30% de los padres consideran que sus hijos desayunan bien.

  • La fruta sólo es consumida por un 9% de los escolares.
  • El 40% de los niños no dedica el tiempo suficiente a desayunar, recomendado entre 10 y 15 minutos, y a medida que crecen este tiempo se reduce.
  • Además, 1 de cada 10 niños desayuna sin supervisión paterna.
  • 9 de cada 10 progenitores conocen la relación probada entre un desayuno completo y equilibrado y un mejor rendimiento escolar, tanto físico como intelectual.
  • Más de un 43% de los menores no realiza las 5 comidas diarias recomendadas por los expertos (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena).
Es sorprendente que aunque el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad advierte que el 45,2%2 de los niños en edad escolar padece obesidad o sobrepeso, sólo un 19% reconozca que su hijo está por encima de su peso recomendado.

  • Un 87% de los padres valoran muy positivamente los hábitos saludables de sus hijos, esto nos hace resaltar el grave problema que está generando la falta de concienciación en los padres de esta sociedad.

Los hábitos de vida que se adquieren durante la infancia y adolescencia son esenciales para mantener un estilo de vida saludable en la edad adulta. A medida que los niños crecen sus hábitos empeoran.

Los niños dedican más tiempo a actividades sedentarias, como ver la televisión, utilizar el ordenador o jugar a videoconsolas, en la franja de 11 a 12 años que en edades más tempranas. En la misma medida se reduce la práctica de actividad física.

Desde este estudio se resalta la necesidad de un cambio en los estilos de vida, y se proponen cambios en los 3 sectores más importantes:

  • Profesionales de la salud: como expertos deben adoptar un papel de “concienciadores” sociales, haciendo ver a la sociedad el grave problema que supone el índice de obesidad infantil actual y sus consecuencias a medio y largo plazo en la salud de la población.
  • Familia y escuela: son los ámbitos primordiales del aprendizaje infantil. Por eso, tanto padres como profesores deben actuar como vehículo, amplificando el mensaje procedente de los profesionales de la salud.
  • Entorno social que favorezca que los niños puedan llevar a la práctica lo aprendido en el ámbito familiar y escolar. Es necesario construir una sociedad que fomente la práctica de actividad física regular.

Spot Tv " Despierta desayuna"

video