jueves, 1 de marzo de 2012

LOS NIÑOS SON MENOS OBESOS CUANDO COCINAN SUS MADRES


 Los hijos cuyos menús son preparados por sus madres están mejor alimentados y sufren menos obesidad, mientras que el estado nutricional de los pequeños "empeora cuando una persona diferente a la madre les prepara el menú familiar".

 
Actualmente "la madre sigue siendo la figura familiar que mejor conoce las necesidades alimentarias de sus hijos y la mejor preparada, en términos de conocimientos alimentarios, para la elaboración y el mantenimiento de una óptima alimentación familiar”.
 
En esta investigación los científicos emplearon una muestra constituida por 718 niños y adolescentes escolares de entre 9 y 17 años de 13 centros educativos públicos y privados de la ciudad de Granada y de su provincia.

Mediante el uso de técnicas de antropometría, se valoraron las variables de peso y talla de los sujetos y, con ello, el índice de masa corporal; se efectuaron según edad y sexo.

También fueron valorados 6 pliegues cutáneos (pliegue tricipital, bicipital, subescapular, suprailíaco, pliegue del muslo y de la pantorrilla), así como 4 perímetros corporales, esto es, de la cintura, de la cadera, del brazo y del muslo.

También se empleó un cuestionario en el que se recogía información relativa a aspectos de su entorno familiar, a la frecuencia de consumo de determinados alimentos y a la práctica de alguna actividad física.
 
Los investigadores han encontrado asimismo una relación entre la práctica del ocio sedentario y los valores de índice de masa corporal (IMC), hallando diferencias estadísticamente significativas para IMC de aquellos individuos con actitudes ociosas eminentemente sedentarias, frente a aquellos otros que no las mantenían.

Así pues, a medida que aumenta el número de horas que los alumnos ven la televisión, juegan con los videojuegos o simplemente están conectados a Internet, sus puntuaciones en el índice de masa corporal se incrementan exponencialmente.
 

Los científicos han concluido que existe "una imperiosa necesidad" de fomentar prácticas y estilos de vida saludables entre las familias, entre las cuales es altamente recomendable la práctica de ejercicio físico a través de "juegos clásicos".
 
Este artículo ha sido publicado por los investigadores de la Universidad de Granada Aguilar M.J, González E.,García C., García P.,Padilla C.A, Álvarez J. y Ocete E